Protección del Medio Ambiente

El gas natural es el más limpio de los combustibles fósiles – menos contaminante que el petróleo y el carbón.  Además, debido a su condición gaseosa, el gas natural se mezcla íntimamente con el aire, resultando una combustión más completa y eficiente.  Ofrece una opción energética más saludable y más limpia.

 

Sin embargo, hay ciertas medidas que nosotros y Usted debemos tomar para la protección del medio ambiente.  Por nuestra parte, hacemos todo lo necesario para minimizar los impactos negativos del gas en el medio ambiente.  Cumplimos con la legislación y normativa ambiental vigente.  Somos vigilantes en las inspecciones de nuestras instalaciones y conscientes del impacto ambiental del gas natural.

 

Usted también puede participar en la protección del medio ambiente, optimizando el uso del gas ya que es un recurso no renovable.  Por ejemplo, calefaccione solo los ambientes que use.  En aquellos donde hay calefacción, trate de evitar la entrada de aire frío de afuera.  Recuerde que el horno nunca debe usarse para calefaccionar y que calefaccionar en exceso no es saludable.  En la cocina, tape los recipientes para concentrar más el calor, y trate que la llama no asome por los costados de la olla, la pava, o el sartén.  Apague los artefactos que no están en uso, hasta el piloto si es posible.  No se solicita que use menos el gas, sino que lo use bien.